No todo es culpa del ciudadano

Un titular leído hoy en el Faro de Vigo sobre las declaraciones de Jacobo Moreira me han hecho escribir estas líneas. Venía a decir algo así dicho titular: "El PP acusa ahora a Lores de no hacer nada con ENCE". Y venía firmado como redacción, a tomar por saco!!.

Será que se levantó el lunes el señor Jacobo y se inventó esa ocurrencia de la nada. ¿O acaso no lleva Telmo Martín diciendo que al BNG le interesa políticamente que el tema de ENCE siga vivo? Siempre protestando, llendo a manifestaciones pero nunca haciendo nada por liderar la solución del problema. Desde que está en Pontevedra lo ha dicho hasta la saciedad, pero en el Faro de Vigo publican sin sonrojo un "ahora" para ir seguido en la exposición de "conservadores".

Con prensa como ésta así nos ha ido y así nos va. No hay nadie que realice la auténtica labor peridística de control al gobernante. ¿Cómo es posible que el Partido Popular de Pontevedra denunciara en Pleno que la modificación de crédito era para pagar pufos y no moviesen un dedo por averiguarlo? Acabó saliendo sola, por cojones, dos meses más tarde cuando yo aquí lo denuncié el mismo día siguiente, y creo que fue en un debate con Ravachol (hoy no pondré enlaces, ellos tampoco lo hacen).

Hubo un director del Diario llamado Pedro Rivas que hizo un seguimiento estupendo sobre la cuestión de la Capitalidad. Investigaba hasta el último detalle y se anticipaba a la jugada política. El resultado fue una histórica manifestación y una defensa sólida de los intereses de todos los pontevedreses, sin brechas.

Ahora se puede prometer al viento lo que dé la gana que no sucede absolutamente nada.
¿Qué hay de la WI-Fi en la Zona Monumental antes de que acabe el año? Chocolatada con los cipreses y todo olvidado!!!

El periodista debería dedicarse a algo más que a cubrir la noticia: investigar, comprobar si hay algo mejor, comparar, etc. Nada de eso se hace aquí. El Concello hizo un comunicado conjunto en Pleno en el que decía que nunca se le había informado de la ampliación de la Brilat y luego se descubre que el señor Mosquera ocultó un informe en 2004. ¿Resultado? Nada, solo se dio la noticia y se continua cubriendo.

En un ambiente como éste, un ciudadano de a pie lo tiene muy difícil para motivarse, para arrimar el hombro por su ciudad. No todo es culpa del ciudadano... ni del político.