La Casa de Tócame Roque

La reforma de la Avenida de Santa María y su entorno da para escribir un libro o para que yo tenga que escribir de la Patagonia insular.

Lo estoy leyendo y todavía no lo creo. La musa Teresa Casal que posó ante las cámaras en ese pavimento luciendo sonrisa, ahora replantea el proyecto una vez finalizado y ocultado al público durante todos estos meses.

El proyecto de reforma del entorno de Sta. María fue obra de Jesús Fole, el arquitecto sobre el que se apoyó el bipartito una y otra vez para avalar sus atropelías contra el alma de esta ciudad. Bellos rincones destruídos, monumentos mutilados, eliminación del histórico adoquinado y un largo etcétera ejecutado, primero por el sectario Mosquera, y más tarde por Teresa Casal.

¿Quien paga todo esto? ¿Quien? Es triste ver desde la barrera como esas asociaciones vecinales permanecieron mudas mientras desde la blogoesfera sí nos mojábamos contra todas esas barbaridades. Es muy fácil criticar después de terminado el proyecto, muy cómodo. Una entidad vecinal debe ejercer de agente fiscalizador de quien te representa, hay que observar que obra o proyecto se va a realizar y hacerle un seguimiento constante.

Nada de esto se hace en esta ciudad. Decía Castelao aquello de "non poñades chatas a obra mentres non se remate" que es muy utilizada por sectores afines del bipartito local para intentar acallar a la ciudadanía. Lo que no cuentan es que esa frase continua de la siguiente manera: "O que pense que vai mal que traballe n'ela; hai sitio para todos". Y eso trasladado a nivel ciudadano es lo que humildemente hemos hecho. Hemos trabajo en denunciándolo y demandado nuestro espacio en toda reforma urbana llevada a cabo. (obsérvese el término n´ela del que Xesús López bien nos podría ilustrar)
Si nuestros gobernantes son malos, muy malos (olvídense de ideologías por favor), nuestra actitud vecinal activa no está mucho mejor. Se necesita una nueva ornada de voces en esta ciudad. Nuevos puntos de vista no viciados que sepan realmente que modelo de ciudad queremos.

7 comentarios:

DonFiliberto dijo...

Que bueno estás haciendo empequeñecer al planeta

Sísar dijo...

Fue leer la noticia y no poder contenerme. Por norma general no debo hablar de Pontevedra por coherencia al no estar en ella en el día a día. Pero este era un tema que había quedado por zanjar.

No he tenido tiempo de poner enlaces que me hubiese gustado para demostrar todo lo que dijimos desde entonces y lo que estos incapaces prometieron.

¿Qué pasa con las obras de la Alameda Don Filiberto? Teresa Casal prometió su remate a 31-12 exceptuando los azulejos diseñados por Carlos F. y cuando yo me fuí andaban todavía con los bancos de piedra.

Sísar

Anónimo dijo...

Cuentanos que tal por ahí

Glub. dijo...

César, no estoy de acuerdo contigo en una cosa. Estar fuera de Pontevedra no te inhabilita para escribir sobre Pontevedra, ni hace tu opinión menos valiosa. Grandes cosas sobre Pontevedra han sido escritas por exiliados o emigrantes. Es más, a veces una opinión desde la distancia puede ser más objetiva que lo dicho desde la vivencia diaria y puede ofrecer una visión alternativa. O sea que tú, cuando tengas tiempo, acuérdate de tu blog.

Glub. dijo...

Que llevas casi un mes sin publicar.

DonFiliberto dijo...

Tiene razón Glub, cuando en 1767 desterraron al jesuita Padre Amoedo a Bolonia escribió el famoso "Carmen Patrium sive Pontevedra"

Sísar dijo...

Gracias, en cuanto el tiempo me lo permite haré mis comentarios. Tenía pensando escribir sobre cosas más generalistas que más sobre el día a día (que es como a mí siempre me ha gustado).

Venga, prometo uno esta semana. El tema todavía no lo sé.

Un saludo