¿Son estos nuestro valores?

He estado todo el dia dándole vueltas a la cabeza sobre si debería hacer o no una mención a la terrible catástrofe ocurrida en Italia. Acompañando en el dolor a todas las víctimas y familiares afectados quiero hacer hincapié en un aspecto que no he visto todavía reflejado en ningún sitio y que tiene que ver con los valores de los jóvenes que allí se encontraban.

Y es que todos estos jóvenes que se encontraban bien después de la catástrofe (hay excepciones, por supuesto) decidieron volverse a España en cuanto pudieron. Uno de ellos llegó a exclamar una frase de la que siento vergüenza como joven y español:

"Se nos ha fastidiado la Erasmus y vamos a volver a España lo antes posible"
Enrique Romojaro, toledano de 5º de Bellas Artes.

En un momento en que cualquier mano es poca esto es lo que hicieron estos chicos que corrieron a buscar refugio en la casa paternal. (y aquí me paro dejando patente que hay particularidades, pero no como para que se vengan todos)

Pero hubo uno que decidió quedarse y es al que quiero destacar: Miguel Ángel García Gordillo, alumno de la Facultad de Empresariales y Turismo de Cáceres, ejemplo a seguir.

7 comentarios:

xesús lópez fernández dijo...

¡Y pensar que hubo avisos y que han tachado de iluminado a Giampaolo Giuliani, que había vaticinado el terremoto para el 29.03.2009, con avisos previos en días anteriores!
Ahora ya es tarde para salvar vidas, aunque la ruína material fuese totalmente inevitable.
El día 19.03 estuve cerca del lugar, en Fonte Colombo y en Greccio. Y se comentó allí que era una zona sensible a los movimientos telúricos. Hasta el propio Asís, de lo que hay memoria histórica.
Un saludo, Xesús.

Anabel dijo...

Me pregunto qué habrías hecho tu, Sísar, en el caso de encontrarte de pronto en una ciudad reducida a escombros, en un pais que no es el tuyo, rodeado de casas derrumbadas y muertos; desorientado y cagado de miedo, que los superhéroes no existen, que todos tenemos miedo. Pensando en la preocupación de tu familia, y sí, qué pasa, deseando darles un abrazo y sentirte arropado. Suerte que no tienes que quedarte en calzoncillos en medio de la calle y sin una casa a la que volver. Joder, suerte que ellos podía volver. Yo tambien habría regresado a casa lo antes posible. También me habría asustado. También habría llorado.... Y me quito el sombrero por el chico que decidió quedarse, pero no es justo criticar a los que deseaban volver a casa.

Fonsito dijo...

Opino exactamente lo mismo que Anabel. ¿Cómo te atreves a llamar cobardes (no literalmente, pero es lo que das a entender) a los que han vuelto a sus casas? Me parece de un oportunismo y una bajeza moral que no son propios en ti, César.

Alaba al que se quedó, por supuesto, y ponle una estatua de bronce, que no digo que no se la merezca, pero lee lo que dice Anabel y medita un poco sobre ello.

Sísar dijo...

Lo pensé mucho antes de editar este post y era conocedor de que podía surgir este debate.
Lo último que voy a hacer es geenrar polémica en torno a este asunto pero no quería permanecer en silencio ante algunas posturas tomadas como si fuera lo correcto.

La frase de ese chico es indignante ante todo eso que relata muy bien Anabel y creo que va en sintonía en como se toman algunos las becas erasmus (pero es otro debate).

Aunque hablar es muy fácil yo sé perfectamente lo que haría Anabel. Se están apuntando voluntarios a centenares y huir nunca es una opción buena aunque como he dicho existen las particularidades de cada uno: heridos, ansiedad, etc.

No los juzgo ni pretendo hacerlo pero creo que es necesario reflexionar sobre los valores que se transmiten a los jóvenes.

Un saludo y gracias por vuestras aportaciones.

Anabel dijo...

Lo siento, no busco discutir pero sigo teniendo algo que decir. La frase de ese chico NO es indignante. Es, en todo caso, malinterpretada por las personas que la leyeron desde una situación diferente a la que se encontraban ellos en ese momento. No es más que el producto de una maliciosa e incompleta transcripción de la prensa. Yo también he leído esas declaraciones y soy lo suficientemente abierta de miras para comprender que no es lo único que dijo ni lo único en lo que andaba pensando, y que sí, aun así, esa era la situación de todos ellos en ese país; y que sí, sus estudios se han visto afectados, y se jodió la Erasmus que es una oportunidad única en la vida, y lo tienen que dejar todo y salir de allí pitando. Creo que solo es una frase malinterpretada por la gente que se cree con derecho a opinar sin haber estado en la misma situación, una expresión. Y que aquellos que opinan, pues, deberían hacer las maletas y marcharse a ayudar. Chapó por ellos. Aun así no estuvieron allí en un momento tan caótico como aquel. Y creo que es completamente injusto cargar contra una persona que ha vivido aquello y se limitó a tratar de informar de lo que estaba pasando y de lo que iba a ser de ellos en un momento tan crítico. Injusto. De hecho, ni siquiera sé cómo a algunos, al leer esa frase, se os ocurre pensar con tanta malicia que lo que estaba pasando a su alrededor no le importaba una mierda… no tiene ningún sentido.

Solo quiero que tengas en cuenta que no estás sacando a debate un hecho, sino a una persona, que estas atacando a alguien que lo ha pasado mucho peor que tú mientras lo veías por las noticias, y que es importante ponerse en los zapatos de los demás antes de opinar. Que no es justo.

Saludos.

aeirinadepedra dijo...

Sísar, creo que de esta vez estás bastante equivocado. No creo que el chaval quisiera decir "mierda, puto terremoto, se me jodió el Erasmus", creo que es un poco lo que dice Anabel, se ha sacado esa frase de contexto, y simplificado.
De todas formas hay que pensar que el chaval ha sido víctima, también, junto con el resto, de un terremoto. No creo que haya muchos voluntarios entre las propias víctimas italianas, porque estarán en estado de shock, intentando asumir lo que ha sucedido. Y eso no las convierte en débiles, o patéticas, o en insensibles a la catástrofe. Supongo que es una reacción natural, y humana. Sentir miedo, y estar inseguro después de algo así es natural.
También hay que pensar en las situaciones de cada uno. No sabes qué le pasó al chico, si ha visto algo que le permitía seguir allí, a saber. No creo que sea de buen trago, no sé.
Yo hice mi Erasmus en Lyon (Francia), disfruté mucho, trabajé duro, sólo salía algún fin de semana, vamos, no fui de cachondeo, y me encantaba el francés y conocer Francia, y la cultura francesa, y conocer y convivir con los franceses, y amarlos y odiarlos como me pasa con los españoles... Pero si me viera envuelto en algo como ese terremoto, no sé, supongo que me acojonaría la leche y me volvería a mi casa. No te lo aseguro. A lo mejor habría algo que me motivaría a quedarme y ayudar, o al contrario, algo que me empujara a irme. Imaginarse qué sentir estando allí y pensar qué sentirías es demasiado subjetivo como para sólo plantearlo.
Pero mira, me da mucha más vergüenza Berlusconi, que es el presidente de los italianos, que los representa en el exterior y de cara al mundo, y ese tipejo sólo dijo que a las víctimas "no les faltaba nada" y que "tenían que tomárselo como unas vacaciones en un camping". Eso sí es vergüenza; a ese sí que habría que partirle la cara por su sorna y su ironía de verdadero gilipollas. Y ese sí que tiene bajeza moral para decir eso de su propio país y de sus conciudadanos, eso sí, sin pedir perdón nunca.
Tal vez habría sido mejor que escribieras de Berlusconi y ponerlo a parir, porque ese, aún siendo compatriota, no siente la más mínima pena de su propio país.
Un saludo Sísar

Sísar dijo...

Entiendo perfectamente lo que decís pero ya he dicho que hay particularidades de cada uno y lo que busco es un ejercicio moral sobre una situación que todos hemos visto como normal en los medios y yo me niego a considerarla así. Cierto es que los medios españoles pudieron ayudar un poco más y destacar a ese chico que decidió quedarse y convertirlo en héroe, pero se ha dado como lo más normal del mundo la vuelta a casa de los chicos como si huyesen despavoridos de una guerra civil. A ese aspecto me refiero y es donde quiero centrarme.

Hablo de los que están bien, que a lo mejor se han quedado sin agua o electricidad en sus zonas y han decidido volver. Es legítimo y cada uno a saber lo que haría. Pero hay unos valores que hay que transmitir, y ante una situación tan terrible como esa lo primero que hay que destacar es la solidaridad. Yo desde luego estando en perfectas condiciones no me perdonaría haberme marchado con todo ese dolor a mi alrededor.

Hablo de anteponer el concepto solidaridad por encima de otras noticias. La expresión de ese chico no tiene cabida nunca, ante el horror que muchos han vivido lo último que se te puede ocurrir ante las cámaras es hablar de tu erasmus. Si es dentro de una larga charla en la que se tratan un montón de aspectos lo puedo entender pero no en una declaración a pie de aeropuerto. Es una persona sola, sí pero que me revolvió el estómago.