La amenaza del Arqueólogo

El título del post no hace referencia a la amenaza del Arqueólgo Muncipal con la ciudad de Pontevedra y su Casco Histórico, amparado además por el Peprica, sino a un suceso que ocurrió con mi persona.

Hace ya casi un mes recibí un correo firmado por el Arqueólo Municipal de Pontevedra en la que solicitaba la eliminación de una fotografía suya en uno de mis artículos que versan sobre esta ciudad.

Dicha misiva decía así:
Moi Sr. meu:

O pasado 5 de decembro publicouse no weblog da súa autoría, que xira en aberto na Internet baixo a denominación de “cesarabal.blogspot.com”, un artigo titulado “fachadismo”, no que se insire unha fotografía do que subscribe xunto a outras do Campiño de Santa María.

Aínda que a imaxe da miña persoa fose extraída dun acto, conferencia ou medio público na condición de Arqueólogo do Concello de Pontevedra, a inserción no devandito blog carece do meu permiso, polo que, por este medio, requírolle, para que, de inmediato e consonte coa normativa reguladora da protección de datos persoais e do dereito á propia imaxe, dispoña á súa retirada do blog e arquivos de históricos, evitando que, en caso contrario, me obrigue a acudir ao exercicio das accións que, ao respecto, procedan en dereito.

Atentamente,

Xoán Carlos Castro Carrera.
Arqueólogo Municipal do Concello de Pontevedra.
Después de noches sin dormir, de consultarlo con la almohada, de recibir muestras de apoyo, decidí responderle:
Estimado Xoán Carlos Castro,
Agradézcolle que se comunique coa miña persoa directamente, así como tamén lamento que non o faga para explicarme ou aclarame outro tipo de actuacións baixo a súa responsabilidade.
Como Arqueólogo Municipal don Concello de Pontevedra é vostede unha figura pública, é dicir, a súa foto do Faro de Vigo non é considerado un dato de carácter personal según a LOPD.
Non obstante a súa figura méreceme ó máximo dos respeitos e se vostede me traslada un malestar eu non teño inconvinte en suprimir á foto como o acabo de facer. Unha cousa é a súa faceta pública dentro don Concello e outra moi diferente a sú persoa, coa cal dexearía intercambiar impresións algún día amigablemnte.
No artigo que menciona vostede eu refírome ao "Campillo de Santa María", e non ao "Campiño". Con todo respeito a súa persona, a traducción literal sería "Campelo de Santa María" e non estaría demáis que o Arqueólogo de tódolos pontevedreses utilizase á su forma correcta.
Deseando que conte coa opinión de todos os pontevedreses nas actuación do noso Centro Histórico aproveito para enviarlle un afectuoso saludo.

César Abal González.
Una cosa es la persona y otra el ejercicio de su responsabilidad pública que nos afecta a todos. Es una máxima que siempre he respetado en este blog y en la vida.

Después de atender discretemente a su petición,  sinceramente debo reconocer que me molestó su silencio como respuesta. Me hubiera gustado debatir, compartir y aprender tántas cosas con él, que ese silencio hacia un ciudadano preocupado con su entorno me dejó muy fastidiado.
El Open Government al que aspira toda sociedad derribado de un plumazo.  ¡Su única preocupación era la eliminación de la foto!

Pues bien, estimado Xoan, hoy he recibido contestación oficial de la AGPD sobre la siguiente cuestión que le planteé:

1.- ¿Una imagen publicada en un medio puede ser utilizada o reproducirse en un blog?
2.- ¿Un cargo municipal tal como Arqueólogo Municipal tiene derecho a que su imagen no sea mostrada en un blog para cuestiones relativas sobre su persona?

Respuesta de Carlos Garrido Falla, Jefe de Área de Atención al Ciudadano de la Agencia Española de Protección de Datos, con nº Ref: 0399-1. 
En relación con su escrito se le indica con carácter general que el objeto de la protección de datos está regulado en los artículos 1 y 2 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) que expresamente establecen:

Artículo 1. Objeto La presente Ley Orgánica tiene por objeto garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades públicas y los derechos fundamentales de las personas físicas,
 
Artículo 2. Ámbito de aplicación 1. La presente Ley Orgánica será de aplicación a los datos de carácter personal registrados en soporte físico que los haga susceptibles de tratamiento, y a toda modalidad de uso posterior de estos datos por los sectores público y privado.

Por su parte, el artículo Séptimo de la Ley Orgánica 1/1982, de protección civil al honor, a la intimidad personal o familiar y a la propia imagen, señala lo siguiente:

Tendrán la consideración de intromisiones ilegítimas en el ámbito de protección delimitado por el artículo segundo de esta Ley:
 

Uno. El emplazamiento en cualquier lugar de aparatos de escucha, de filmación, de dispositivos ópticos o de cualquier otro medio apto para grabar o reproducir la vida íntima de las personas.
 

Dos. La utilización de aparatos de escucha, dispositivos ópticos, o de cualquier otro medio para el conocimiento de la vida íntima de las personas o de manifestaciones o cartas privadas no destinadas a quien haga uso de tales medios, así como su grabación, registro o reproducción.

Tres. La divulgación de hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre, así como la revelación o publicación del contenido de cartas, memorias u otros escritos personales de carácter íntimo.

Cuatro. La revelación de datos privados de una persona o familia conocidos a través de la actividad profesional u oficial de quien los revela.

Cinco. La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme, o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos en el artículo octavo, dos.

Seis. La utilización del nombre, de la voz o de la imagen de una persona para fines publicitarios, comerciales o de naturaleza análoga.

Siete. La imputación de hechos o la manifestación de juicios de valor a través de acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación.

Por ello, no se aplica la Ley Orgánica 15/1999 al caso planteado por Vd., que se rige por la precitada Ley Orgánica 1/1982 y se defiende ante los tribunales civiles.
Así que aclarado todo el asunto, respetaré su voluntad, pero no por su amenaza, sino por conducta ética de la que usted he visto que carece.

5 comentarios:

Luís dijo...

Con esa obsesión que nos ha entrado a todos con la privacidad, uno acaba confundiendo churras con merinas. Este buen señor no se si era consciente de que esa fotografía fue publicada en un periódico, y por lo tanto inmediatamente deja de ser una foto privada.

Únicamente podría reclamar los derechos de autor de la fotografía y pedir que la retirases. Cosa que a mí ya me ha pasado una vez en mi blog. Y es que esas obsesiones con los derechos de autor acabarán por arruinar la creatividad.

En fin, yo también quiero apoyarte en este asunto, que con independencia de la razón de la Ley a favor de ese caballero, pudiera haberse ahorrado tanta letra y dejar las cosas como estaban, que si no había ofensa alguna a su persona, no sé a que viene tanta molestia.

Venga César, mi apoyo incondicional, a ti y a los blogueros pontevedreses!

Un saludo

Sísar dijo...

Graciñas Luis por el comentario y apoto mostrado, no ya ahora, sino desde hace bastante tiempo.

Yo creo que si tiene algún prejuicio puede pedírmelo cortesmente que ante todo somos personas y vecinos de Pontevedra. Utilizar una Ley como arma e indicarme que utilizará vías legales en caso de no atender su requirimiento es algo totalmente inapropiado, que solo busca amedrentarme.

Como muy bien dice este blog, la política no es una cienca exacta y hay mil formas de entender las infinitas facetas de la sociedad, y para eso está el debate y la confrontación de ideas.

Soy más que crítico con su gestión y con su silencio ante otras atropelías acaecidas con determinados rincones emblemáticos de nuestro Casco Histórico. Lo seguiré denunciando, porque es mi ciudad, porque la quiero y porque ejerzo mi libertad como ciudadano.

Hay que abrir las puertas del Concello, de todos los estamentos municipales a la sociedad y compartir con nosotros cada medida, cada actuación. Solo así conseguiremos que esta disociación entre sociedad y política desaparezca. Es el gobierno para el pueblo y yo demando que sea así.

Un saludo

Sísar dijo...

Espero que se entienda la ironía de "noches sin dormir" en el spot.

Santa Compaña dijo...

Hola César,
Es vergonzosa la actitud de este funcionario así como la preocupación por su imagen, digna mas bien de algun artistilla de medio pelo.
Quizás salió su ´´lado malo´´ o el peinado no era de su agrado.
Nuestro apoyo, una vez mas, está contigo.

Glub. dijo...

Creo que de lo que de verdad va esto es de principios. El editor de un blog personal y sin fines lucrativos publica un texto con una imagen. A la persona aludida no le gusta el texto (la imagen supongo que sí le gusta). Pero como no puede obligar al autor a retirar el texto, pues no dice nada ilegal, intenta
obligarle a retirar la foto. Por joder.

Es una forma de censura como cualquier otra. César, haces bien. Esto sentaría un precedente dramático. Creo que ésta es una de esas pocas ocasiones en las que estamos de acuerdo tú y yo.