Sabemos que la batalla que se avecina será larga (...)

Después de los resultados del fatídico 22-M busqué explicaciones y reflexiones en mi propio blog. Me puse a leer todo lo que había escrito después de las elecciones del 2007 intentando encontrar esa energía que me mantuvo activo ante el imperio del bipartito de Lores.
En uno de ellos me detuve más de lo esperado. Era un post de Enero de 2008 (VER) en el que me posicionaba por un desconocido Obama por aquel entonces, que competía con Mike Huckabee y Hillary Clinton por ser el candidato demócrata.

Clické en su discurso y luego en otro, y en otro y empecé a sentir de nuevo ese gusanillo por seguir escribiendo y denunciando los excesos y males del repartito pontevedrés. Uno de los que más me gustó es el que os pongo a continuación en el que los astutos lectores sabrán ver las similitudes con nuestro particular caso municpal.

(...) Sabemos que la batalla que se avecina será larga, pero recordad siempre que no importan los obstáculos que se pongan en nuestro camino, nada puede detener el camino del poder de millones de voces que claman por el cambio.

Un coro de cínicos nos ha dicho que no podemos hacer esto, voces que se harán más ruidosas y disonantes en las próximas semanas.

Nos han recomendado que seamos realistas. Se nos ha advertido que ofrecíamos a la gente falsas esperanzas. Pero en la peculiar historia americana nunca ha existido nada falso sobre la esperanza (...)

2 comentarios:

Glub. dijo...

César, tendrás al menos tres años para hacer política municipal en el Concello, aunque sea desde la oposición. Si alguien se merecía de verdad ser concejal, ese eras tú. Me consta lo que has trabajado antes y durante la campaña. Así que anímate y prepárate, que ya no queda mucho.

Sísar dijo...

Hola Glub, gracias nuevamente por tu confianza y apoyo. No hagáis tánto caso a la prensa que por boca ni de Telmo ni de nadie más ha salido lo de renuncias. Son todo especulaciones.

A parte de esto, es algo que la verdad es muy secundario. Lo único que cambia es poder asistir a un Pleno y todos sabemos como funcionan, en donde son utilizados para denostar a la oposición y no para rendir cuentas ante ellos.

Me gusta más la calle y el contacto ciudadano.

Un abrazo.